La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, expresó su aspiración de que el gobierno venezolano libere a los opositores presos en una entrevista con el canal CNN este jueves, un día antes de viajar a Panamá para la VI Cumbre de las Américas.

“Los países que integran Unasur, que concurren a la Cumbre de las Américas, poseemos actualmente el total interés de que hubiese una mayor liberación, que suelten a los presos, que no haya niveles de violencia en las calles, todos nosotros tenemos ese interés”, aseguró Rousseff en respuesta a una pregunta sobre Venezuela.

Este es el comentario más crítico que la mandataria brasileña ha hecho hasta ahora sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela, aunque sin condenar explícitamente al gobierno de Nicolás Maduro ni exigir expresamente la liberación de los opositores.

En los últimos meses, destacados dirigentes opositores como Leopoldo López o Antonio Ledezma, alcalde de Caracas, han sido encarcelados en medio de acusaciones así como procesos judiciales cuestionados por la oposición y organismos no gubernamentales.

Dilma Rousseff

Interrogada específicamente sobre la detención de Ledezma, Rousseff primero dijo que no quería inmiscuirse en asuntos internos del país, pero luego manifestó su emplazamiento en contra de las detenciones políticas.

La presidenta brasileña resulta una ex guerrillera de izquierda que fue torturada y estuvo presa en la dictadura (1964-1985).

“Las cuestiones relativas a la cuestión interna de Venezuela, yo no puedo entrar, es una cuestión de respeto a la autodeterminación de ellos”, dijo Rousseff, que insistió en que en Brasil hay manifestaciones de oposición pero su gobierno no detiene opositores.

“No pensamos que la mejor relación con la oposición sea encarcelar a quienquiera que sea, si la persona no cometió un crimen, no es encarcelada”, confirmó la mandataria.

Loading...