Se realizó el segundo estudio en busca de rastros de explosivos en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman. El resultado de este segundo estudio confirmo al primero, ya que también dio negativo.

El primer “barrido electrónico” se había realizado en la ciudad de La Plata, y el segundo en la provincia de Salta donde funciona el laboratorio más moderno de la Argentina, que es capaz de tomar muestras con un sistema automático.

Raúl Torre, experto en criminalística, afirmó al diario La Nación que aunque este dato se confirmara, no es determinante ya que es posible que Nisman haya disparado el arma y no queden rastros de explosivos, aunque esto es muy poco probable.

Se llevará a cabo una acción que consiste en volver a disparar la pistola calibre 22 que fue encontrada junto al cuerpo de Nisman, la idea es ver si deja rastros de explosivos al ser disparada nuevamente y en las mismas condiciones.

Los especialistas dijeron que la sangre derramada “puede enmascarar la prueba” y que el resultado del barrido electrónico debe cotejarse con otros estudios complementarios, teniendo en cuenta el arma, el cartucho y el calibre.

El peritaje llamado Microscopio Electrónico de Barrido es una tecnología que se usa desde hace seis años en el país y permite detectar la presencia de bario, plomo y antimonio que provienen cuando se realiza un disparo de arma de fuego.

Loading...