Los candidatos a presidente podrán gastar hasta 254 millones de pesos en su campaña electoral, mucho más de lo que se gastó allá en el 2011 con 131 millones y donde fue reelegida Cristina Fernández de Kirchner.

Los partidos políticos podrán destinar hasta casi 17o millones para sus postulantes, número que se incrementa a los ya 85 millones para las PASO. Algunas maniobras legales harían que puedan gastar hasta 500 millones, un número importante más aun en partidos o agrupaciones más chicas.

Incluso muchos afirman que este monto se duplicara fácilmente hasta los 1000 millones, todo esto es por la inflación y porque los costos se han elevado, imprimir 4 padrones electorales significa un gasto de 120 millones de pesos.

Colocar un afiche en la vis pública y de un tamaño importante, puede costar unos 500.000 pesos con una duración de 45 días, los carteles gigantes que se ven en las autopistas o de ingreso a ciudades importantes y turísticas son otros 150.000. Los actos de campaña se valúan en 5 millones de pesos y el día de las elecciones por todo el tema de logística puede representar gastos por 100 millones de pesos.

El aporte de las empresas publicas y privadas a los partidos políticos se ha fijado en un monto máximo de 1.6 millones, pueden hacerlo a través de varios partidos o en varias provincias, cada una de ellas tienen costos y máximos estipulados diferentes.  Estos números se dan a conocer para que el pueblo sepa que puede aportar a su partido político también y para que haya transparencia y mayor diversidad de fondos.

Loading...