En los últimos días una de las compañías más reconocidas del mundo en consultoría, seguros y gestión de riesgo, dio a conocer el “mapa de riesgo político 2019” en el que situó a la Argentina dentro de la categoría de “alto riesgo”.

Según AON la Argentina es un país poco atractivo para los capitales privados, debido a los riesgos “legales y regulatorios”, “la injerencia política, la falta de pago y la nacionalización”. Esto sumado a que “la voluntad de la Argentina a pagar a sus acreedores es baja y los obstáculos legales de su default técnico podrían afectar el financiamiento doméstico”.

También expresa que el default no fue algo inesperado, ya que había demoras en los pagos. Y que otro punto que convierte a la Argentina en un país poco atractivo para el capital privado es la constante intervención por parte del estado en la economía, como sucedió con la apropiación de inversiones extranjeras y el control cambiario.

Por otro lado, la consultora otorgó la calificación de “Peligro muy alto” a 20 países, en donde se destacaba la presencia de Venezuela, Irán, Iraq, Ucrania, Corea del Norte, Afganistán y Somalia.

Mientras que la Argentina se encontró en el segundo escalón, compartiendo la calificación de “Alto Riesgo”, con países como Bolivia, Cuba, Nigeria, Costa de Marfil, Angola, Congo, Liberia, Nepal, Moldavia, Uzbekistán, Mali, Sierra Leona, Bielorrusia, entre otros.

Loading...