El Grupo Indalo alquila el histórico departamento de los Kirchner en el barrio porteño de Recoleta que se factura a través de la sucesión aún abierta del ex presidente Néstor Kirchner. La familia presidencial embolsó más de $ 200.000 en ocho meses, por alquilarle la propiedad al zar del juego, Cristóbal López, a razón de 26.000 pesos mensuales.

El vínculo comercial por esa propiedad lleva al menos dos años, según informaron voceros del Grupo Indalo.

Las rentas por el departamento ubicado Uruguay y Juncal aportan otro vínculo comercial que une a los Kirchner con Cristóbal López, uno de los empresarios que más crecieron en la era kirchnerista.

Los $ 200.000 se suman a los otros $ 2,8 millones que cobró la familia presidencial en apenas ocho meses, desde mediados de 2014, por los inmuebles de Puerto Madero, también alquilados por el “zar del juego”.

Cristóbal López

Sin embargo, los ingresos provenientes del alquiler del departamento de Recoleta se facturaron a través de la “sucesión Kirchner, Néstor Carlos”, según consta en las copias de las facturas.

Desde el Grupo Indalo confirmaron que el departamento de los Kirchner lo alquila un estrecho colaborador de López, el abogado Mauro Ismael Sánchez. “No es secreto, ni tiene nada raro. Lo alquila desde hace años y punto”, señalaron.

Todas las facturas se emitieron a nombre de Natalia Inés Lima, esposa de Sánchez, quien trabaja para López desde hace cinco años, primero en Álcalis de la Patagonia y, desde 2012, para Inversora M&S. Las dos empresas figuran como inquilinas de los Kirchner en el Madero Center.

Sánchez, un abogado de 42 años, registró dos empleos más en los últimos cinco años en la ciudad de La Plata. En 2012, trabajó en el Servicio Penitenciario Bonaerense y, entre enero de ese año y agosto de 2013, para el Ministerio de Justicia provincial.

Loading...