Las altas temperaturas que solemos soportar los seres humanos pueden ser mortales para nuestras mascotas, sino te toman los recaudos necesarios para mantenerlos a salvo.

Los animales que mayor peligro corren son los cachorros y los muy viejos. Un auto por ejemplo al sol del verano argentino puede ser una trampa mortal para cualquier mascota, independientemente de su raza, tamaño o edad.

Estos son alguno de los factores de riesgo:

– Tener al perro atado afuera, ya que no siempre estará a la sombra debido al movimiento solar.

– Suelos de cemento: suelen tomar alta temperatura en días de calor y cuando les da el sol.

– Sombra reducida o carencia de la misma. El sol puede tornarse mortal.

– Falta de agua para que el animal beba, o poca, o no renovada.

– El espacio reducido en un día de calor puede ser mortal para nuestra mascota, evite los espacios como pequeños patios, balcones, autos, etc.

– Alta temperaturas en el medio ambiente, como dijimos anteriormente, nuestras mascotas sufren mucho más que nosotros el calor agobiante.

Si tu mascota sufre un golpe de calor, no hay que enfriarlo rápidamente con agua por ejemplo ya que esto produciría un efecto contrario desencadenando en una hipotermia. Lo ideal es recuperar la temperatura paulatinamente y que el animal recupere el azúcar y las sales que ha perdido durante el proceso de deshidratación.

Trasladarlo directamente a un veterinario y en el trayecto humedecerlo sobre todo en el cuello y la cabeza con paños con agua, nunca taparlo con toallas húmedas.

Lo mejor es prevenir antes que curar, por eso es importante que a la hora de tener a nuestra querida mascota con nosotros en nuestro hogar, tomemos todos los recaudos para que tengan una estadía feliz todo el año y no sufran los problemas originados por las altas o bajas temperaturas.

Loading...