En sintonía con los movimientos electorales, los empresarios se volcaron a adquirir mesas en la cena para recaudar fondos organizada por Mauricio Macri. En la nómina aparecen algunos que incluso ayer parecían identificados con el oficialismo. El éxito de la convocatoria se tradujo en el cambio de salón que debió ensayarse sobre la marcha para conseguir ampliar la convocatoria de ejecutivos que invirtieron $ 500 mil por cada una de las 248 mesas que tendrá la reunión.

El ágape está convocado en el Pabellón Amarillo del Predio de La Rural y en el macrismo se esperanzan con recaudar alrededor de $ 110 millones para la campaña. Cada mesa tendrá diez sillas y en el macrismo no esperan la presencia importantes empresarios que quieran exponerse públicamente.

Se sabe que muchos apoyan a varios candidatos a la vez. La comida se servirá en una zona cerrada que tiene 80 x 135 metros (10.800 metros cuadrados de superficie), el más grande del predio.

Mauricio Macri

El Pabellón Amarillo cuesta $ 192.600. A eso hay que sumarle otros gastos para la presentación. El costo total de la cena se estima que rondará entre $ 10 y $ 12 millones.

Entre los empresarios que se vieron interesados, hay de todo. Desde banqueros hasta otros vinculados a la construcción. Desde pymes hasta grupos de amigos.

Según explican en el área empresarial, ninguno de ellos ha comprado lugares con su nombre y apellido sino a partir de terceros, amigos o empresas ligadas que no son contratistas del Estado.

Las grandes empresas no llegan a un tercio de la convocatoria: serían menos de cien. Aunque en el PRO no quisieron dar nombres, se pudo saber que Jorge Brito, el dueño del Banco Macro, fue uno de los interesados. Brito armó un vínculo muy cercano a Sergio Massa, pero mostró su interés por Macri.

Loading...