Poco después de haber reasumido como jefe de Gabinete de Ministros (cargo que ya había ocupado entre julio de 2009 y diciembre de 2011) Aníbal Fernández, reemplazante de Jorge Capitanich, afirmó en su primer día como jefe de Ministros “yo soy precandidato a Presidente y tengo toda la vocación de para ser el sucesor de la Presidenta Cristina Fernández”.

Luego del respaldo presidencial y tras jurar ante la Presidenta de la Nación, Fernández sostuvo que ahora es “más candidato que nunca” para las elecciones presidenciales de este año. Agregándose así como precandidato presidencial del kirchnerismo, junto al gobernador de Buenos Aires Daniel Scioli, el ministro del Interior y Transporte Florencio Randazzo, el ministro de Defensa Agustín Rossi, el gobernador de Entre Ríos Jorge Uribarri y el presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez.

También dijo que en cuanto a su regreso al puesto de ministro coordinador cuenta con la ventaja de no venir a aprender, ya que viene con una experiencia de dos años y medios de haber ejercido dicho cargo. Agregando que con su nombramiento “las políticas públicas que exprese la presidenta se desarrollarán con mucha más naturalidad y rapidez”.

Por otro lado, Fernández se refirió y celebró el fallo del juez Daniel Rafecas, en donde decidió desestimar la denuncia penal del fallecido fiscal Alberto Nisman en contra de la presidenta por presunto encubrimiento en el atentado de la AMIA.

Negando categóricamente haberle “dictado” el fallo al juez, calificando de impecable el trabajo realizado por el magistrado. Diciendo también que la denuncia del fiscal Nisman fue “una denuncia ridícula, no hay otra forma de explicarlo”.

Si bien el fiscal Gerardo Pollicita aún tiene hasta el día miércoles para presentar su escrito, el cual luego tendrá que ser resuelto por la Cámara Federal. El jefe de Gabinete consideró que “seguramente la Cámara se va a expedir de la misma manera que Rafecas”.

Loading...