El embajador francés Laurent Stefanini lleva tres meses esperando que el Vaticano acepte su plácet. Mientras que desde París muchos son los que aseguran que dicha demora se debe a la condición sexual del diplomático, teniendo en cuenta que es gay.

“Stefanini posee todas las cualidades para ocupar el puesto de embajador, ya que es un excelente diplomático. Por lo que esperamos una respuesta a nuestra petición de consentimiento”, expresaron fuentes de la cancillería como respuesta a la polémica situación.

Asimismo medios gráficos de Francia como “Le Monde” remarcaron el hecho de que “Stefanini conoce muy bien la ciudad romana, debido a que fue el número dos de la embajada entre los años 2001 y 2005”, agregando que el hombre de 55 años es católico practicante.

Por su parte la nunciatura apostólica en París si bien aún no lo ha anunciado oficialmente ha hecho saber que pese al apoyo del Arzobispado de París, su candidatura cuenta con pocas posibilidades de ser aceptada por los servcios pontificios.

vaticano

Además fuentes italianas sostienen que es anormal que la Santa Sede tarde tres meses en aprobar una petición ya que por lo general ese tipo de aprobaciones no suele tardar más de de un mes y medio. Remarcando el hecho de que normalmente el Vaticano no expresa su rechazo, sino que simplemente no responde, ni da explicaciones de porque lo hace, por lo que el país afectado debe sacar sus propias conclusiones.